Cocina española - Luis Cocina

Cocina española

Nadie puede negar que la cocina nacional en la mayoría de los países es una de las cosas que pueden alertar la atención de los turistas, y España no es una excepción. Como cualquier país mediterráneo combina características de sus vecinos; en particular, está relacionado con Francia e Italia, siendo uno de los mejores del mundo por calidad y variedad de productos. Por el contrario, es imposible hablar seriamente sobre la existencia de la cocina étnica, pero es más apropiado considerar una serie de cocinas regionales, cada una de las cuales fue influenciada por las condiciones climáticas y el estilo de vida. En general, es probable que la cocina española use técnicas tales como el enfriamiento en el vino (rojo en el sur y el oeste del país y blanco en el este), hornear con queso feta y asar en una celosía (parrilla). Específico para todas las cocinas regionales es el uso generalizado de salvia verde y nueces trituradas. Antes de comenzar el chequeo de las principales peculiaridades de las tradiciones culinarias regionales, será útil aclarar sus problemas y platos comunes:

1.La paella es un plato de arroz valenciano, que en su forma moderna surgió a mediados del siglo XIX. La mayoría de los no españoles consideran la paella como plato nacional español en contraste con la convicción de los españoles de que este plato es exclusivamente de Valencia y se cree que es un símbolo de la región.

2.Jamón (Jamón) parece ser el nombre español de jamón, delicatessen, jamón de cerdo sacudido.

3.Las tapas son una amplia variedad de aperitivos, o aperitivos, en la cocina española. Pueden estar fríos (como las aceitunas y el queso mezclados) o calientes (como los chopitos, que son calamares maltratados y fritos).

4.España es un país quesero, donde se consigue una amplia distribución con quesos firmes (Idiazabel, Majon, Manchego), quesos frescos (Afuega’l pitu, Mato), quesos azules (Cabrales, Picón Bejes-Tresviso) y quesos de crema.

5.Sin duda alguna el vino es el elemento básico de todas y cada una de las cocinas regionales de España. España, junto con Francia e Italia, parecen ser tres de los mayores productores de vino del mundo.

La cocina catalana ha absorbido todo lo mejor de la cocina mediterránea. Básicamente, es increíblemente simple, basado en mantener un sabor auténtico de los productos de temporada, y tradicional en su núcleo. Los catalanes son personas que piensan en contrastes. Les gusta combinar los ingredientes incompatibles y mezclar una miríada de usar todo ese fresco que aparece en el mercado. Lo más típico de esta zona es la cocina llamada “Mar i Muntanya”, que significa “mar y montaña”. Esta es una forma deliciosa e inusual de mezclar mariscos con productos cárnicos. Tales combinaciones incluyen carne de cerdo y vieiras, sopa de atún con caracoles, conejo y pollo con cangrejos de río. También es importante tener en cuenta que aquí se sirve salsa de pimiento picante romesco, goulash con sabor tradicional con azafrán, mariscos, tomates y patatas, que a menudo se espolvorean encima con alioli (“ali” significa “ajo” y “oli” – aceite de oliva).

Galicia (en el noroeste, la costa atlántica) es un centro de la industria pesquera, que ofrece los mejores mariscos, especialmente las vieiras, que se conocen como “un símbolo de Santiago.En la ciudad de Santiago de Compostela hay una tumba del apóstol de Santiago, y aquí se originó un tradicional pastel de almendras español, que siempre está decorado con una espada en la memoria del santo. El rey de todos los platos, por supuesto, el pulpo en gallego o pulpo a la feria, cocinado en olla de cobre tradicional, y se sirve en un soporte de madera con patatas, finamente picadas, espolvoreado con sal marina grande y pimentón. Una cosa más para degustar son los vinos, que también incluyen otros específicos; particularmente, además de los simples vinos de pescadores, el Albarino (Albariño) llama la atención, siendo el blanco con sabores de albaricoque, melocotón, almendras, manzanas y hierbas frescas.

Una región más rica en mariscos es el País Vasco, donde el principio básico de la cocina es un mínimo de especias picantes, pero solo productos frescos. En casi todos los bares encontrarás tapas y cada buen restaurante participa en un concurso por las mejores tapas del año. Sin embargo, las tapas pueden ser reemplazadas por gambas pil pil (gambas fritas en aceite de oliva) y champerniogne pil pil (champiñones, asados con ajo), que se sirven en platos de cerámica redondos bajos. Los viajeros también pueden probar la piperada: huevos revueltos suaves con pimiento rojo, tomates y ajo. San Sebastián en el Golfo de Vizcaya es un popular puerto pesquero desde el que se proporciona el tradicional bacalao salado (balacao). Una popularidad especial es ganada por el bacalao en salsa de ajo, aletas del lucio marino, enormes hamburguesas hechas de carne a la parrilla y alevines de la anguila. Hay muchas trufas y champiñones frescos en la cocina, que se fríen, se hornean en cazuelas o se ponen en un pastel. Una gran variedad de quesos podría ser una pregunta considerable tanto para los lugareños como para los turistas. Vale la pena degustar un queso tradicional para esta zona Idiazabalhecho a partir de leche cruda de oveja únicamente y se fermenta durante al menos dos meses para adquirir un delicado sabor cremoso.

La vieja y nueva Castilla es un hogar de muchos platos tradicionales españoles, donde los garbanzos (nutes), frijoles, chorizo y pisto (pasta de ajo, hierbas y aceite de oliva) están a favor. La característica distintiva de esta cocina se mantiene en influencia árabe; particularmente, los nutes son importados inicialmente por los cartagineses. La tradicional tortilla de patata (tortilla) también proviene de esta zona, así como vale la pena degustar el cochinillo asado local y el filete de cordero. El cerdo debe pesar de tres a cuatro libras, y solo de 15 a 20 días. Para cocinarlo se usa un horno viejo, en el que la carne se vuelve más tierna. Los visitantes no deben olvidarse de los magníficos platos de pescado de esta área. Los más populares sonbacalao al ajo arriero (bacalao con salsa de ajo),dos y pingada (jamón y huevos), arroz a la zamorana (arroz samoraniano) y sopa de ajo (sopa de ajo). Los amantes del vino pueden probar los logros de las bodegas locales de áreas como Ribera-del-Duero (sofisticados y caros vinos tintos y rosados), Rueda (vinos blancos ligeros, frescos y afrutados) y Toro (clases altamente concentradas).

La cultura marroquí ha tenido un gran impacto en la cocina andaluza, ya que los moros ayudaron a los lugareños a familiarizarse con los cítricos,almendras y arroz para la paella. Sopa fría nacida en Andalucía. Hoy en día se cocina con tomates, aceite de oliva, vinagre de sidra de manzana y ajo en contraste con aquellos tiempos, cuando no había tomates en Europa y se preparaba el jadacho con uvas blancas y almendras, deshilachadas junto con mortero morisco y maja. Andalucía también puede con ensalada clásica de naranjas y remojón (bacalao salado), escabeche (pescado en escabeche) y muchos aperitivos de tapas.

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *